Muchos de nuestros retos con la comida como el subir de peso, los antojos de carbohidratos, los problemas digestivos, y el comer de más, se puede resolver con sólo respetar nuestro ritmo natural.

Respeta tu ritmo y regula tu metabolismo

Cuando nos despertamos, la temperatura de nuestro cuerpo empieza a subir.

La temperatura del cuerpo es una de las formas en las que se mide nuestro poder metabólico, por lo que podemos decir que al despertarnos se despierta también nuestro metabolismo.

Aun si te quedaras en la cama todo el día, la temperatura del cuerpo subiría, porque estamos programados para ajustarnos a los ritmos de la luz solar.

Como naturalmente nos estamos calentando en la mañana, comer a esta hora es una buena idea si lo que buscas es bajar de peso.

Piensa en esto como una fogata; si le agregas más combustible cuando está ardiendo, ese combustible se va a quemar eficientemente, si se lo agregas cuando está fría el combustible no se va a quemar bien.

Nuestro cuerpo se ajusta al ritmo de la luz solar.

Como en todo, no hay reglas.  Hay personas que funcionan muy bien sin desayuno, especialmente en zonas de calor; aun así, el cuerpo de estas personas también tiene un ritmo que va de la mano de la luz del sol.

La temperatura del cuerpo sigue subiendo y alrededor de las 12 del día alcanza su máximo poder metabólico, esto es porque a esa hora el sol está en lo más alto.  Es por esto que es lógico que nuestra comida más grande sea a esta hora.

La temperatura del cuerpo sigue fluctuando y baja un poco entre las 2 y las 5 de la tarde, a esa hora la mayoría de las personas nos sentimos un poco cansadas y con sueño.

Entre las 4 y 6 de la tarde nuestra temperatura sube otra vez y es cuando casi todos sentimos un segundo aire de energía. 

Más o menos a las 9 de la noche la temperatura del cuerpo empieza a bajar pues se está preparando para descansar.

Después de las 9 de la noche baja de forma importante la capacidad de nuestro metabolismo.

En la noche cuando estamos dormidos es cuando el cuerpo hace su trabajo de renovación y reparación, la energía que tenemos se debe usar para que estas funciones se puedan hacer de forma eficiente.

Cuando cenamos muy pesado o cenamos tarde, llegamos a la cama con el estómago lleno y con el metabolismo en su momento menos eficiente.

Al hacer esto no le permitimos a nuestro cuerpo hacer lo que debe hacer pues se tiene que enfocar en trabajar en la digestión, pero como es el momento menos eficiente para metabolizar, vamos a digerir la cena lentamente y no le vamos a permitir al cuerpo hacer lo que realmente tiene que hacer.

Para poder descansar, el cuerpo baja su temperatura, pero si a esa hora le ponemos más leña al poco fuego que hay, vamos a subir la temperatura del cuerpo, no vamos a poder descansar profundamente, el cuerpo no va a poder hacer su trabajo nocturno, y todo lo que comamos se va a metabolizar lentamente; esta es una estrategia muy eficiente para subir de peso.

Cenar pesado o muy tarde es una estrategia muy eficiente para subir de peso.

La digestión interfiere mucho con nuestro ritmo pues sube la temperatura del cuerpo.

Debemos buscar llegar a la cama con el estómago casi vacío; para lograr esto hay que cenar ligero y siempre antes de las 8 de la noche.

Si buscas bajar de peso, debes cenar algo ligero y siempre antes de las 8 de la noche.

Caso de estudio.

En un estudio, los investigadores pusieron a los participantes en una dieta de 2000 calorías.  En la primera parte de este estudio los participantes comieron las 2000 calorías en el desayuno y no comieron nada más el resto del día.  Con esta comida, casi todos perdieron o mantuvieron su peso.

En la segunda fase del estudio, los mismos participantes comieron las mismas 2000 calorías, pero esta vez fue a la hora de la cena y no volvieron a comer nada hasta la cena del siguiente día.  Con solo esta comida en 24 horas todos los participantes subieron de peso.

Como puedes ver la cantidad de calorías no es importante cuando estamos hablando de peso.

Si comes la mayor parte de tus calorías cuando el sol está en su punto más alto, no solo aprovechas todo el poder de tu metabolismo, sino que evitas los antojos de la tarde (especialmente los de carbohidratos), comes menos y digieres mejor.

Si quieres saber cuál es el desayuno que más te va a ayudar a bajar de peso y que te programa para quemar grasa todo el día ve este videotip: El desayuno sí es la comida más importante del día.

Respetar nuestro ritmo natural es una excelente estrategia para bajar de peso.

Comer poca comida durante el día y mucha en la noche nunca te va a llevar a bajar de peso.



¿A qué hora haces tu comida más fuerte?