Estudios del San Antonio Heart y longitudinal Study of Aging han demostrado que el consumir edulcorantes artificiales incrementa substancialmente el peso y la grasa en la zona abdominal.

  • Alteran los microorganismos del intestino por lo que almacenas más grasa.
  • Incrementa el riesgo de síndrome metabólico, enfermedades cardiovasculares, hipertensión y diabetes tipo 2.
  • Forma exceso de calcio en las neuronas por lo que aumenta el riesgo de enfermedades como alzheimer.
  • Promueve el sobrepeso y la obesidad.
  • Causan enfermedades crónicas como esclerosis múltiple, fibromialgia, epilepsia, Parkinson y tumores cerebrales.
  • También producen dolor de cabeza/ migrañas, nausea y dolor abdominal, fatiga, problemas para dormir, problemas de visión, depresión, ataques de ansiedad y pérdida de memoria.
  • Tomar agua sola es la mejor forma de cuidarte.