Donde pones tu energía crece, esto es un hecho científico.

¡No puedo hacer este artículo sin platicarte lo que me pasó!

Hace unos días me pasó algo increíble y maravilloso.  De entrada, he de decirte que yo no creo en las casualidades, no tengo la menor duda de que atraes las cosas en las que piensas y cada día lo confirmo más.

Mi hermano Rodrigo, que es un hermoso y hoy muy famoso ser humano, vivió en el departamento en el que yo vivo actualmente.

Cuando me divorcié estaba desesperada, vivía en un estado de la república mexicana que no es el lugar en el que vive mi familia.  Un día, a media crisis de mi separación, mi hermano me llamó y me ofreció prestarme un departamento para que pudiera seguir con mi vida cerca de mi familia, así que, sin dinero pero con trabajo en la empresa de mi hermano, me regresé a la Ciudad de México con mis 2 hijas a vivir en la casa que mi hermano me prestó, esto fue hace 18 años.

Unos años después pude comprarle el departamento a Rodrigo, nunca me cobró renta, y nunca me cambié pues amo este lugar que es donde mis hijas crecieron y desde donde yo crecí profesionalmente.

Hasta hoy es frecuente que llamen a mi casa preguntando por Rodrigo, no se por qué pues el teléfono está a mi nombre desde hace muchos años, pero en algún lado debe seguir registrado como si fuera el de él.

Cada vez que llaman yo me limito a decir “aquí no vive”, ya sé que nunca es una emergencia, más bien es para ofrecerle una nueva tarjeta de crédito o cosas así.

Hace unos días entró una llamada que yo contesté y me preguntaron por mi hermano, no sé decirte qué fue, pero por primera vez en 18 años no dije “aquí no vive”, sino que escuche a la persona del otro lado del teléfono.

Para no hacerte el cuento largo resultó ser un médico que se llama José Antonio Meneses Hernández, entre más lo escuchaba más me asombraba lo que oía; ¡un profesional de la salud que estaba hablando con palabras científicas de las cosas en las que yo creo!  Terminé confesándole mi parentesco con Rodrigo pues cuando empezó la llamada simplemente le dije que sí lo conocía porque había trabajado con él.

Cuando terminamos la llamada me pidió mi dirección para mandarme sus libros, mismos que recibí al día siguiente.

Cuando abrí el paquete y empecé a ver los títulos de los libros, me dio un escalofrío.  El primer libro que vi se llama “Primero conócete a ti mismo… y conocerás y vencerás el cáncer”.

Como tal vez sabes, yo tuve cáncer y esa experiencia fue la que me abrió a todo lo que soy ahora. 

El cáncer me inspiró para conocerme a mí misma.

Al hojear el libro, ¡bum!, otro escalofrío, pero esta vez con la certeza de que haber tomado esa llamada no fue una casualidad. 

Es indudable que en donde ponemos nuestra atención ponemos nuestra energía, y donde ponemos nuestra energía crece.

¿Dónde está tu energía?

A mi me encanta leer y el 100% de las cosas que leo tienen que ver con lo que publico en Bienestar Infinito, mi casa está llena de libros que hablan de los mismos temas de los que habla el Dr. Meneses en los libros que me regaló.

¡Esa es la energía que me rodea!

Y esa energía me hizo tomar una decisión que nunca había tomado, la de escuchar a la persona que llamó porque, aunque no nos demos cuenta:

La energía que nos rodea influye en las decisiones que tomamos.

Todo esto va a lo que te he platicado de la mentalidad que engorda

Si tú:

  • Tienes una vida está llena de personas que odian su cuerpo, que se critican, que se juzgan y que se la pasan de dieta en dieta.
  • Una casa llena de productos light, de básculas, de ropa que no te gusta pero que usas para esconder tu cuerpo, de revistas para bajar de peso, de libros de dietas y más cosas que continuamente te recuerdan que no estás como quieres estar.
  • Tus redes sociales están llenas de fotos de modelos con cuerpos que sólo tienen el 5% de las mujeres en el mundo, o de grupos en los que las personas se la pasan compartiendo consejos como el té de laurel para bajar de peso o la última pastilla milagrosa con la que quemas grasa.

Ahí es donde está tu energía, y eso es lo que va a crecer.

Inconscientemente siempre enfocamos nuestra energía en las cosas que nos rodean, y vamos a tomar decisiones en base a esa energía.

Esa es la mentalidad que engorda, que hace que te enfoques en lo que NO quieres.

No quieres vivir a dieta con las consecuencias tremendas que traen las dietas, lo que quieres es estar saludable.  Escucha aquí mi podcast de “Las dietas engordan”.

La energía es un imán para la misma energía, esto está comprobadísimo por la física cuántica, no es una cosa de new age ni son creencias hippies, es ciencia.

Por otro lado, no nos damos cuenta de que el aderezo “light”, el cereal que tiene una cinta métrica midiendo la cintura de una letra K, el refresco “Diet”, el yogurt “bajo en grasa” o el pan “menos calorías”, están continuamente mandándole información al subconsciente, pero eso es lo que está pasando.

La información que recibe el subconsciente es: “como estoy no estoy bien”.

Nuestra mente es mucho más poderosa de lo que imaginamos.

Lo que crees lo creas.

Si tu medio ambiente te dice continuamente “no me acepto como soy”, no vas a poder amarte.

Para cambiar lo que eres, debes empezar por aceptarte y amarte como eres.

Es lógico que si no te amas creas que no mereces amor, porque los seres humanos buscamos siempre reafirmar nuestras creencias.

¡Yo tengo la razón! y consciente o inconscientemente, todo lo que hago es para comprobar que tengo la razón.

Entonces hacemos cosas como:

  • Comer de más para subir de peso, y así lograr que no nos amen.
  • Darnos atracones, porque como no recibimos amor de nosotras mismas y de otras personas (sea real o no), buscamos el amor que nos hace falta en la comida.
  • Dejar el ejercicio porque “de todos modos yo no importo”.
  • Comer lo que sabemos que nos hace mal pues es una clara forma de comprobarme que no me amo.
  • Salir con parejas que no me valoran, o que me traicionan siempre…que no me aman como soy. ¿casualidad o así los escogemos para reafirmar nuestra creencia?
  • Pelear con mi pareja, hijos o familiares por cosas insignificantes para reafirmar la creencia de que no me aman.

Y mil cosas más que nos boicotean y nos hacen CREAR el sobre peso.

¡Estas acciones nacen de la falta de amor a nosotras mismas!

¿Suena ilógico?, piénsalo de nuevo.  Todo el tiempo buscamos darnos la razón.

Inconscientemente vas a buscar razones para reafirmar el que la gente no te ama, porque:

Si no te amas, si tú no eres digan de amor ¿por qué alguien más te va a amar?

¡Quien te ame está mal y tú lo vas a demostrar!

Hay que cuidar la energía que nos rodea, porque es 100% seguro que esa energía nos va a alcanzar.

Rodéate de las cosas, de las personas, de las ideas que te recuerden todo el tiempo que como eres, ya eres perfecta.  Llena tu casa de libros, revistas, comida, cuadros y todas las cosas que te recuerden continuamente que eres una persona amada, que eres una persona saludable.

¡Esa energía te va a alcanzar!, y te va a llevar a tomas las decisiones que vibran con la misma energía.

Decisiones de qué comer, de qué pareja escoger, de qué amigos conservar, de qué pleitos buscar, etc.

¡Ámate!

El amor y la aceptación no tienen nada que ver con la resignación.

No tienes que cambiar tu cuerpo para amarlo, pero sí tienes que amarlo para cambiarlo.


Si quieres conocer más del extraordinario trabajo del Dr. José Antonio Meneses H. entra al Instituto Mexicano  de Inmunología General e Inmuno-Oncología A.C.

¿Estas dispuesta a soltar toda la energía que no atrae amor?