¿Sabías que muchas de las decisiones que tomas todos los días programan tu cuerpo para subir de peso?

Muchas de las decisiones que tomamos todos los días nos programan para subir de peso, de algunas de esas ya te hablé en el artículo Mentalidad que engorda.

En el tema del peso 50% sí tiene que ver con la comida, pero el otro 50% tiene que ver con qué tipo de comedor somos.

Todos somos comedores, comemos todos los días, y muchas de las cosas que hacemos todos los días definen qué tipo de persona es la que se sienta a comer.

Algunas de las cosas que cambian la química del cuerpo del comedor para que sea la química que lo programa para subir de peso son:

1. Criticarte frente al espejo.

Cuando te criticas, te hablas feo y te juzgas, estresas tu mente y tu cuerpo. 

Con estrés no hay forma de bajar de peso.

No me canso de decirlo, bajar el estrés es tan importante como llevar una alimentación sana.  Si quieres ver cómo el estrés te programa para subir de peso lee este artículo:

¿Sabías que el estrés es la causa número 1 de sobrepeso y obesidad?

Muchas veces no nos damos cuenta del estrés que nos causa el vivir insatisfechas con nuestro cuerpo, porque el estrés, igual que muchas otras emociones poderosas, es adictivo.  Esto quiere decir que puedes vivir con mucho estrés y no darte cuenta pues para que lo notes necesitas una dosis cada vez más alta de estrés.

Cuando estás insatisfecha con tu cuerpo puedes tener el estrés en 70 y no te das cuenta de que estás estresada a menos que algo más te haga subir el nivel de estrés a 80.  Esta clasificación no existe, me la acabo de inventar para ilustrar este ejemplo .

Con esto no te digo que dejes de ocuparte de estar más sana y de recuperar tu peso saludable, pero sí te digo que el camino para lograrlo NO es a través de autocríticas y odio.  Si quieres saber más de este tema lee el artículo Mentalidad que engorda.

2. Ver programas, películas o imágenes que te alteren.

Cuando vemos películas de asesinos en serie, de miedo, fotos o cuadros no agradables y hasta las noticias; literalmente nos estamos programando para subir de peso.

Un ejemplo que siempre pongo es el del cuadro de Goya “Saturno devorando a su hijo”, no te pongo aquí la foto porque no quiero que lo veas.  Es un cuadro muy valioso pero la realidad es que no es agradable.

En este cuadro Saturno (monstruoso, por cierto), se está comiendo a su hijo recién nacido para que su esposa no se encariñe con el bebé y no deje de amar a Saturno.

¿Tu crees que si tienes una copia (o hasta el original) de este cuadro en la sala de tu casa te puede alterar sin que te des cuenta?, créeme que sí, este tipo de imágenes nos alteran a todos.

¿Ves las noticias en la noche?, en las noticias rara vez escuchamos los logros y maravillas que han sucedido en el mundo, lo que oímos es siempre lo mal que está el mundo.  Desde la guerra en aquel país hasta el asesinato en aquel otro.

No te digo que dejes de estar informado, pero sí que limites tu “consumo” de noticias especialmente en la noche, y que de preferencia NO veas las imágenes, pues una imagen habla más que mil palabras.

La información que decidimos consumir activa o no nuestro sistema nervioso simpático, con el SNS activo nuestro cuerpo acumula más grasa aun sin haber comido una sola caloría.

Evita ver películas e imágenes que te alteren, busca series, películas y cuadros que te inspiren o que te hagan reír.

La risa es un adelgazante muy barato.

3. Usar el celular o la televisión en la noche.

Sí, a muchos nos gusta ver la televisión o revisar el teléfono celular antes de dormir, esta es una mala costumbre que debemos erradicar de nuestra rutina nocturna.

La luz azul de las pantallas es muy parecida a la luz solar, cuando usamos electrónicos con pantalla en la noche, nuestro cuerpo produce menos melatonina (hormona del sueño).  Esto hace que nuestro sueño sea, o menos profundo o menos prolongado.

Cientos de estudios han demostrado que para para subir de peso, hay que dormir mal y pocas horas.

Cuando duermes mal comes de 30 a 40% más calorías al día siguiente que cuando duermes bien; además dormir mal estresa el cuerpo.

¿Sabías que hasta hace pocos años a los prisioneros de guerra los torturaban privándolos de suficientes horas de sueño?

Si te gusta ver la televisión en la noche, hazlo unas cuantas horas antes de irte a dormir y trata de no verla acostada en tu cama.  Cuando estés lista para irte a dormir pon música suave en lo que te pones tu pijama, lee un libro, prende incienso o pon aceites aromáticos, y apaga la luz siempre a la misma hora.

Nunca revises el celular ante de dormir, si es una emergencia seguramente te marcan y si no lo es, tu peso y tu salud valen más que el estar contestando mensajes para verte al siguiente día con tus amigas, o que el estar leyendo los memes de la semana.

Si no quieres subir de peso duerme 8 horas todas las noches.

4. Las ondas electromagnéticas.

Toda corriente eléctrica genera un campo electromagnético que altera los procesos electroquímicos de nuestro cuerpo.

Hay ondas electromagnéticas que no podemos evitar y menos si vivimos en una ciudad grande con cables de energía cruzando en el piso y en el aire por abajo y por arriba de nosotros, pero sí hay algunas que podemos evitar como las del celular y el modem.

Obviamente evitarlas por completo es imposible.  Yo paso una buena parte de mi día frente a mi computadora conectada a internet, para mi no es posible evitar estas ondas durante el día, pero sí puedo hacerlo en la noche cuando mi cuerpo necesita estar más tranquilo para hacer el trabajo nocturno de restauración y limpieza.

Hay una relación importante entre la exposición a las ondas electromagnéticas y la salud de la tiroides.

La tiroides es una glándula en forma de mariposa que tenemos a la altura del cuello, esta glándula se encarga entre otras cosas, de regular nuestro metabolismo. 

Para todos es importante no sobreexponernos a las ondas electromagnéticas, pero más para las personas que ya tienen diagnosticada una condición tiroidea.  Si tienes hipo o hipertiroidismo cuida tu exposición a este tipo de ondas.

Para evitarlas dentro de lo posible:

  • No uses el teléfono móvil sin el dispositivo manos libres, usa los audífonos con cable que te regalan con el teléfono.  ¿Saber por qué lo regalan?, porque el daño que nos hace el celular ya está demostrado y por ley los teléfonos celulares tienen que incluir esos audífonos para que mantengas el teléfono lejos de tu cabeza.
  • No guardes el teléfono cerca de tu cuerpo.  Ni en la bolsa de la camisa o blusa ni en la bolsa de tus pantalones, mantenlo alejado de tu cuerpo.
  • Apaga el teléfono y el modem en las noches o por lo menos pon el teléfono en modo avión.

La salud es una decisión que tomamos todos los días. 

La vida moderna nos ha traído grandes maravillas, pero esas maravillas pueden causarnos grandes problemas si no las usamos con sabiduría.

Escoge salud y toma decisiones que nutran y protejan tu hermoso cuerpo.

¿Estas ya dispuesta a escoger salud?